Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información

5 Consejos para obtener un olivar rentable, sano y sostenible

5 Consejos para obtener un olivar rentable, sano y sostenible

1. Determinar los puntos fuertes y débiles de la finca.

Una gestión eficiente y rentable del olivar nos permite conocer con claridad las características de la finca, como son la ubicación geográfica, orografía, sistema de cultivo y de riego, fertilidad del suelo, calidad del agua…, entre otras. Para ello, los análisis de precisión (fertilidad del suelo, calidad del agua, análisis de savia y diagnóstico nutricional) son las herramientas más apropiadas y precisas. Sus resultados favorecen los puntos fuertes y débiles, y su origen, también nos facilitan información esencial para el diseño de estrategias adaptadas en cada situación y momento.

2. Garantizar el equilibrio nutricional.

Un olivar que está bien nutrido se convieerte en un seguro de altas producciones, y para lograrlo es necesario:

- Saber su estado nutricional.

- Identificar los excesos y deficiencias nutricionales.

- Evaluar la respuesta a la aplicación de fertilizantes.

- Adelantarse a las anomalías nutricionales que pueden afectar a la producción.

Se recomienda hacer un análisis foliar o diagnóstico nutricional avanzado (DNA), el cual se antoja el mejor método para saber el estado nutricional del olivo durante todo el año y, en base a esos resultados, reacondicionar los planes de fertilización efectivos. Normalmente este tipo de análisis se realizan una vez al año durante el mes de Julio, sin embargo, el DNA permite conocer información nutricional en continuo, durante todo el año, por lo que se recomienda realizar un segundo análisis una vez finalizada la cosecha, así conocemos el daño que ha sufrido el olivo o deficit que se han provocado y planteamos el mejor tratamiento para recuperar las deficiencias nutricionales.

Pregúntanos por productos como son:

>> VELOXTEND: Optimiza la nutrición.

>> PRIMATEND: NPK Induce la floración, cuajado y amarre del fruto.

3. Determinar el tipo de suelo.

La riqueza del suelo del olivar condiciona la productividad del cultivo, por eso, es esencial identificar el tipo de suelo que tiene cada parcela, su nivel de riqueza, fertilidad y características nutricionales, para poder identificar sus puntos fuertes y débiles.

También se recomienda hacer tratamientos de fertilización y/o fertirrigación adaptados a cada tipología de suelo y finca. Por eso recomendamos que se realice el análisis del suelo, que nos informa sobre la textura, nivel de fertilidad, capacidad de absorción de los nutrientes, posibles deficiencias y alteraciones.

4. Identificar la idoneidad del agua de riego.

Tenemos que tener en cuenta que no todas las aguas son aptas para regar nuestros olivares y que algunas suponen un grave riesgo en la productividad del olivo. Por eso, se recomienda hacer análisis de agua de riego para identificar su composición y calidad y detectar niveles de toxicidad, y en el caso que afecten negativamente al cultivo, corregir estos puntos fuertes y débiles.

5. Procurar la salud del olivo.

En este capítulo hay que tener en cuenta que son los tratamientos preventivos los que ayudan a la planta a mantener un nivel de salud y productividad adecuado.

Los tratamientos preventivos (nutricionales y/o fitosanitarios) serán fundamentales para conseguir evitar enfermedades y proteger (mediante fortalecimiento) de posibles plagas e inclemencias del tiempo.

Si llegado el caso, el tratamiento preventivo no se ha realizado adecuadamente o no ha resultado suficiente, será el momento de realizar un diagnóstico fitopatológico de precisión cuando se empiecen a detectar los primeros síntomas visuales o daños en el cultivo, así, sabremos el tratamiento más efectivo contra las principales enfermedades del olivo, como son el Repilo, Antracnosis y Tuberculosis. Llegados a este punto será cuando aplicaremos el tratamiento fitosanitario más adecuado.


En resumen, detectando las fortalezas y debilidades del cultivo, manteniendo una nutrición equilibrada y estando sano, se logrará un olivar de alto rendimiento. Con todas estas recomendaciones, alcanzamos una nutrición equilibrada que hace que nuestro olivar mantenga e incremente la producción cosecha tras cosecha, minorando el efecto de la vecería.

¿Quieres saber más sobre cómo ayudar a tu explotación de olivar? ¿Te podemos ayudar con tu plan de tratamiento y abonado? ... Ponte en contacto con nosotros en el correo

info@latiendadelagricultor.com o llamándonos al 958 10 22 56 ... Estamos a tu disposición.




Comentarios