Gusano Cabezudo - Plaga

Gusano Cabezudo

El gusano cabezudo (Capnodis tenebrionis) es un coleóptero que ataca principalmente en frutales de hueso, preferentemente albaricoquero, melocotonero, ciruelo, cerezo, almendro, endrino y espino albar, e incluso  algunos frutales en frutales de pepita. No afecta a olivos, higueras y cítricos.

Las lesiones provocadas...

El gusano cabezudo (Capnodis tenebrionis) es un coleóptero que ataca principalmente en frutales de hueso, preferentemente albaricoquero, melocotonero, ciruelo, cerezo, almendro, endrino y espino albar, e incluso  algunos frutales en frutales de pepita. No afecta a olivos, higueras y cítricos.

Las lesiones provocadas en  los órganos vegetativos de la parte aérea que  producen  los adultos al alimentarse directamente sobre hojas y brotes son los principales síntomas, otro síntoma de su presencia son las hojas sin pedúnculo caídas en el suelo.
Las larvas causan daños muy importantes en la zona del cuello y de las raíces provocando  en la parte aérea del arbolado un debilitamiento general, clorosis, defoliaciones prematuras, brotaciones débiles o con escaso vigor, etc, debido a la destrucción de los vasos conductores.
 La muerte del árbol es lenta este se va secando lentamente debido al debilitamiento del mismo.
Para localizar las larvas es necesario descalzar el árbol y levantar la corteza de la parte atacada.
Los gusanos son de una longitud de 15 a 30 mm, el mayor tamaño lo alcanzan las hembras. Son de color negro mate, Tiene un tórax voluminoso y la cabeza embutida en el mismo, son más anchos que largos, muy redondeados lateralmente y presentan abultamientos rugosos, entre los que aparece una capa cerosa blanquecina.
Sus élitros son punteados, con de bordes paralelos en sus partes anterior y media, terminando en una punta roma y muy duros. Poseen un par de alas membranosas bien desarrolladas.

Durante dos años el insecto permanece en estado de larva. Esta  posee unas madíbulas negras  su aspecto  es blanco carnosa, aplastada. Su longitud es 1 mm al nacer  llega alcanzar los llega a 60–65 mm al final de su  desarrollo.

Su primer anillo del torax es redondeado y sensiblemente aplastado, con una capa dorsal que tiene en el centro un surco formando una V. Los segmentos abdominales también son planos y rectangulares. 
En las galerías que va abriendo aparece siempre doblada en forma de U.

En estado de preninfa, estado  intermedio entre larva y ninfa, la larva se contrae,  y cambia de color blanco a marfil y se  va endureciendo. Siendo en el estado ninfal donde se producen los cambios más acusados en la evolución de este coleóptero. El gusano cabezudo completa su ciclo evolutivo en dos años.