Incidencia del mosquito del trigo y enfermedades fúngicas en el cultivo del Cereal

El: jueves, abril 25, 2019 Comentario: 0 Clicks: 227
Incidencia del mosquito del trigo y enfermedades fúngicas en el cultivo del Cereal

Después de las últimas muestras realizadas en campos de Trigo duro, se ha observado la presencia de pupas de Mosquito del Trigo. Estas pupas son de la segunda generación de la plaga, y dado el estado vegetativo del cultivo pueden provocar dificultad en el llenado del grano, por tanto, reduce el peso de la espiga.

 

En estas ocasiones es normal que nos encontremos con las llamadas “Espigas blancas”, las cuales permanecen de pie y no caen.

 

Es muy importante no confundir los daños causados por mosquito del trigo con los ocasionados por otras plagas como el Tronchaespigas o Céfidos.

En el caso de la Tronchaespiga la larva roe la base de la espiga causando su caída; los Céfidos, las larvas parten los tallos a ras del suelo, de manera que puede que se caiga en una racha de viento, con la espiga unida a ellos (la larva no corta el tallo del todo, deja un borde irregular).

 

La falta de precipitaciones de invierno y las suaves temperaturas han favorecido la evolución de la plaga, no produciéndose la esperada mortandad de individuos de la primera generación por los frecuentes fríos de invierno.

 

Todo esto ha ocasionado que la población de individuos de la segunda generación está siendo elevada en algunos municipios donde anteriores campañas esta plaga se observaron también una alta presencia.

 

Después de las últimas precipitaciones registradas se está observando también presencia de enfermedades como la Septoria y Roya, por lo que aconsejamos que realicen muestreos semanales con el objetivo de poder actuar con tiempo y forma.

 

En caso de ser necesario la aplicación de productos químicos para combatir estas enfermedades, es recomendable alternar y mezclar materias activas autorizadas con distinto mecanismo de acción, y así evitar o retrasar la aparición de resistencia.

Comentarios

Deje su comentario

Enviar

Subir