<
Volver

Incidencia de tigre del almendro

Provincia: Córdoba

Inicio: 13/08/2018

Estado: NO ACTIVA

Plaga:Tigre

Cultivo:Almendro

Fuente: RAIF


La repercusión que tiene la presencia de tigre del almendro (Monosteira unicostata) sobre el cultivo puede ser problemática para su desarrollo vegetativo, por la acción tan agresiva que puede llegar a causar en su parte foliar.

Pasa el invierno en forma de adulto refugiado bajo material vegetal como pueden ser restos de hojarasca e incluso bajo la corteza del tronco de los árboles. Anualmente se pueden cuantificar entre y 4 generaciones. Las puestas las realizan en el envés de las hojas, alineados al nervio central y en grupos de unos 5 huevos. La actividad de este insecto se hace más agresiva durante los meses estivales.

El daño que provoca sobre el cultivo procede por la succión de la savia en el envés de las hojas, en donde se aprecia las deposiciones en forma de puntos negros. La incidencia de los adultos provoca una decoloración de las hojas, reduciendo la función clorofílica y llegando a secar las mismas, lo que provoca una disminución del vigor vegetativo y con la consiguiente reducción de los rendimientos en la producción. La mayor intensidad de daños se observa durante el verano coincidiendo habitualmente con la tercera generación, con la completa defoliación del árbol.

Actualmente la incidencia que presenta éste agente sobre el cultivo es muy baja, teniendo un mayor grado de presencia en la provincia de Jaén en donde se alcanza un valor medio provincial del 11’50% de brotes atacados con formas vivas, mientras que en Granada y Málaga su presencia está por debajo del 2’50%.

Los métodos de lucha para el control de las poblaciones de adultos de este agente, pueden ser directos o indirectos. Los directos pasan por la realización de controles fitosanitarios con productos autorizados, mientras que los indirectos, se refieren a actuaciones preventivas, como el encalado de los troncos para evitar o entorpecer de lugar de refugio a los adultos en el periodo invernal. Después de ataques más o menos intensos se recomienda la retirada de las hojas secas del suelo. Evitar aquellas variedades sensibles como es el caso de “Guara”.



Subir